¿TDAH?

TDAH

¿Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad?

¡Trastorno de Déficit de Intención e Hiperpasividad!

Eso es lo que les llevo diciendo de cachondeo durante varios años a mi mujer, profes y psiquiatras, cuando abordamos el tema del TDAH que le diagnosticaron a mi hijo mayor (9 años) hace 2-3 años. Desde el principio he sido muy reacio a asumir que tiene este problema o, más bien, que existe este problema, y por supuesto a medicarlo. Mi mujer no opina igual, y como donde hay patrón no manda marinero, pues está medicado desde hace 2 años. Este año ha empezado 4º de primaria y logré un acuerdo con la psiquiatra, la jefa y su profe para empezar el curso sin la medicación a ver qué pasaba. La verdad es que fue un arranque de curso horrible, iba en picado, se salía de su cuerpo, y el trabajo en casa con él era agotador, como darse contra un muro o, más bien, intentar atrapar el agua con la mano. Al mes me resigné a retomar la medicación, sobre todo porque veía que repercutía mucho en su autoestima, que estaba por los suelos.

Debo reconocer que al día siguiente era otro distinto, mucho más enchufado en la clase, y empezó a recuperar la autoestima, sin embargo no llegaba a cuajar. La cosa se enrevesó cuando en navidades le volvió a evaluar la psicopedagoga del cole (la otra vez fue hace 2 años) y nos dijo que seguía dando resultados de Déficit de Atención, pero que además daba resultados de Altas capacidades, en el límite con superdotado. Tuvimos que plantear nuevas estrategias de motivación y nuevos objetivos, sumados a las estrategias que traíamos del TDA. Nos hemos coordinado la profesora, la psicopedagoga, sus padres y, más desde la distancia, la psiquiatra. Desde entonces ha experimentado una mejoría espectacular, está mucho más motivado, participativo, y nos divertimos más.

Justo hoy me ha enseñado mi mujer un artículo, que os adjunto, que habla creo que por primera vez de esta situación particular, de niños con síntomas de TDAH y Superdotación, lo analiza y viene a lanzar una posibilidad que ya me ha vuelto a trastocar, sobre que es posible que los síntomas de TDAH en estos casos sean realmente síntomas de superdotación y se confundan. Bueno, es interesante el asunto. Mi opinión, en este caso desde la experiencia, sigue siendo que es más una cuestión de motivación y de lógica natural que de medicación, en la línea de María Acaso. Por otro lado, mencionar que hemos tenido una suerte loca de contar con esta profesora, totalmente entregada y que saca lo mejor de él, así como esta psicopedagoga, que juntas y con nosotros y, lógicamente, con Héctor, hacemos un equipo, que es la manera de afrontar estos casos de atención especial. El cole donde va aplica la mayoría de las cosas buenas que estamos viendo en el Máster. En otro cole posiblemente estaría fracasando.

Superdotacion Intelectual y TDAH

Anuncios

3 comentarios en “¿TDAH?

  1. Yo conozco a una madre que decidió sacar a su hijo del colegio hace ya unos años, y que le educa en casa. El padre se murió y el chico empezó a tener muy malos resultados en el colegio. Le diagnosticaron Dislexia y TDAH, y la madre tras discutir con los profesores en varias ocasiones (ella no tuvo la suerte de entenderse con ellos) le sacó del colegio. Ahora le educa en casa, 100% adaptándose a sus necesidades, y por lo que me ha contado, se le siguen dando bastante mal las matemáticas pero es un crack en música.

    Sobre la hiperactividad del chico, esta mujer lo ha afrontado de una forma muy clara y sencilla: nada de azúcar. Ella dice que se nota muy claramente en su comportamiento.
    El azúcar provoca por un lado una subida, que puede ser la causa de la impulsividad e hiperactividad. Posteriormente, el azúcar tiene como consecuencia una bajada que puede provocar el mal humor y las malas formas.

    La sociedad de hoy en día ignora en gran medida las consecuencias de la alimentación sobre nuestro comportamiento, pero te puedo decir por experiencia personal que es un factor clave.
    Yo te propondría un experimento con tu hijo, centrado en los desayunos.

    El desayuno es la comida basura del día por excelencia, la cual está tan socialmente aceptada (los de kellogg’s han hecho una campaña de publicidad buenísima) que casi ni nos damos cuenta. Además, el desayuno es la comida que los chicos hacen justo antes de ir al colegio (también tendría en cuenta la comida que se lleve para media mañana).
    El experimento sería darle a tu hijo para desayunar durante un par de semanas, en vez de comida de “desayuno”, una comida normal del día, en la cantidad que a él le apetezca; los huevos son un desayuno muy habitual en muchos países. La idea es que no incluya colacao, azúcar, bollería, etc, pero que le llene suficiente como para aguantar la mañana (con algo de proteína, grasas de calidad, y que no sea todo líquidos) y que se adapte a sus gustos.

    No creo que esto vaya a solucionar el problema de forma milagrosa, pero sí que pienso que podría ayudarle a controlar sus impulsos. Esto es sólo una sugerencia, por aportar un punto de vista distínto a un problema tan complejo.

    PD: Me da risa lo de “tiene dificultad para cambiar de área de interés cuando se siente absorbido por una” junto a lo de “se aburre con tareas rutinarias y rehusa hacerlas”… no se a vosotros, pero a mí me parecen reacciones de lo más normales.

    Me gusta

  2. Muy interesante tu experiencia Esteban muchas gracias por compartirla y la sugerencia de Andrea, en mi experiencia con la enfermedad el cambiar mi alimentación me ha ayudado enormemente en mi recuperación, nada es milagroso pero todo suma y sirve. En todos las personas el azúcar produce efectos inmediatos se puede observar a diario …

    No hay soluciones mágicas, sobre el tema de la medicación ya veis las distintas opiniones, yo estoy de acuerdo contigo y soy reacia en general y también hay que tener en cuenta que el cuerpo se acostumbra a todo y dejar la medicación de golpe también puede haber influido en la experiencia que comentas, se tendría que hacer de forma progresiva y despacio para que el cuerpo se vaya acostumbrando poco a poco.

    También destaco el problema de la autoestima que mencionas, importantísimo para todas las personas y que está infravalorado.

    Pienso que vuestro hijo tiene mucha suerte de poder contar con vosotros

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s