HABEMUS CURRICULUM

Dios existe, lo dice el BOE publicado anteayer, 24 de Febrero de 2015, en el que se fija el currículo de la nueva asignatura de Religión en los centros, materia evaluable por obra y gracia de la LOMCE.

– El currículo de Primaria y la ESO: http://www.boe.es/boe/dias/2015/02/24/pdfs/BOE-A-2015-1849.pdf
– El currículo de Bachillerato: http://www.boe.es/boe/dias/2015/02/24/pdfs/BOE-A-2015-1850.pdf

Nada más empezar podréis comprobar que el BOE parece un panfleto religioso más que un documento digno de un Ministerio de Educación y Cultura. Me pregunto en qué momento se ha convertido en el púlpito de “la Jerarquía eclesiástica” para poder decir en un documento oficial lo que voy a resaltar a continuación.

“La estructura del currículo de Educación Primaria intenta poner de manifiesto la profunda unidad y armonía de la iniciativa creadora y salvífica de Dios. El primer bloque parte de los datos más evidentes: la constatación de la realidad de las cosas y los seres vivos, de modo especial el hombre. Se nos impone su existencia como dato evidente. En un segundo paso, si la persona no se queda en el primer impacto o simple constatación de su existencia, tiene que reconocer que las cosas, los animales y el ser humano no se dan el ser a sí mismos. Luego Otro los hace ser, los llama a la vida y se la mantiene. Por ello, la realidad en cuanto tal es signo de Dios, habla de Su existencia.”

Si el BOE lo dice, será verdad.

Siguiendo el texto, nos encontramos con las siguientes afirmaciones:

“Dios ha creado al ser humano para que sea feliz en relación con Él. […] No obstante, el ser humano pretende apropiarse del don de Dios prescindiendo de Él. En esto consiste el pecado. Este rechazo de Dios tiene como consecuencia en el ser humano la imposibilidad de ser feliz.”

que podemos relacionar con uno de los criterios de evaluación de 2º curso, donde la mayoría de los alumnos tienen alrededor de siete u ocho años. Es mi preferido:

“Reconocer la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad”.

En mi condición de alumna de la asignatura de religión (a secas) durante muchos años puedo entender que se ofrezca la respuesta a la creación del Universo a partir de un Dios -cristiano- omnipotente. Lo que sí me sorprende y me parece casi obsceno es que uno de los criterios para evaluar al alumnado sea que deban reconocer que no van a ser capaces jamás de ser felices por sí mismos.

Apostillo “a secas” puesto que hace ya décadas que la asignatura se viene enfocando como una presentación más amplia de las diferentes religiones, pero que ahora aparentemente se ha convertido en una catequesis. Sin embargo era de esperar que, teniendo la Iglesia el control sobre lo que se imparte y sobre cómo se evalúa, barran para casa. Una suerte que ya les gustaría a otras religiones tener en un estado aconfesional. Aconfesional pero con enchufe. Ninguna sorpresa.

Tras estas sentencias sobre lo que es pecado y lo que no, nos encontramos varios párrafos nada entretenidos narrando la historia de la religión cristiana en la Biblia.

A esta búsqueda humana Dios responde manifestándose en la historia. Para ello, elige un hombre, Abrahán, del que formará el pueblo de Israel, con quien establece una alianza en el monte Sinaí. A través de hechos y palabras Dios irá dándose a conocer a los hombres de ese pueblo.

A estas alturas del documento casi se me olvida que estoy leyendo el BOE. Empiezo a pensar que deberían convalidarme la asignatura.

Volviendo al tema que nos interesa (recordemos que estamos ante lo que debiera ser una descripción general de las materias) desaparecen, por tanto, las referencias a otras religiones y los debates sobre materias polémicas como el aborto o la eutanasia en Secundaria. En Bachillerato sí se mencionan, en cambio, el ateísmo y el laicismo.

En Primaria se introduce el rezo en clase. En concreto, en el primer curso se evaluará si el alumno (de 6 años):

“memoriza y reproduce fórmulas sencillas de petición y agradecimiento”.

En segundo curso se presenta como objetivo:

“Expresa, oral y gestualmente, de forma sencilla, la gratitud a Dios por su amistad”.

Para el próximo curso la asignatura será ofrecida obligatoriamente en los centros de Primaria y Secundaria, y de elección voluntaria para los alumnos. En Infantil y Bachillerato estuvo a punto de ser de oferta obligatoria también, pero el PP, ante el revuelo que se formó se echó atrás, de manera que en Bachillerato es decisión del instituto su incorporación a las materias optativas, de las que deben elegir dos. La mayor novedad es que su contenido será evaluable y formará parte de la nota media final del curso.

Todas las páginas de esta edición del BOE rezuman medievalismo y retroceso, y una incidencia en el creacionismo que está levantando mucha polémica. En el currículo de Bachillerato se considera evaluable lo siguiente:

[El alumno] “Reconoce con asombro y se esfuerza por comprender el origen divino del cosmos y distingue que no proviene del caos o el azar.”

Es más que probable que este tipo de criterios entren en conflicto con los de otras asignaturas, en concreto las de la rama de ciencias. El alumno debe reconocer (¡con asombro!) que Dios es el creador del universo y negar que parta del caos o el azar. En este punto me pregunto cómo pueden compaginarse estos contenidos con los de otras asignaturas que enseñen la teoría del Big Bang.

¿Qué está pasando con nuestro sistema educativo? Estos documentos están plagados de adoctrinamiento. Espero que las próximas reformas educativas no incluyan entrar en el aula diciendo “Ave María Purísima”.

Vamos hacia atrás en lugar de hacia delante.

Anuncios

3 comentarios en “HABEMUS CURRICULUM

  1. El artículo se centra en dos aspectos de la asignatura: el contenido, radical según este; y el carácter evaluable de la asignatura.
    Yo también opino que el contenido es bastante radical, pero entiendo que igual que lo serán el currículo de la religión islámica o el de la ortodoxa (por cierto, en el instituto donde doy las prácticas, con más de un 30% de inmigración, hay un % de alumnos matriculados adscritos a estas dos religiones que supera el mínimo que obligaría a impartirlas, igual que la religión cristiana, y no se hace). A mí, que no soy creyente, me importa poco su contenido, aunque pienso que no les importará tan poco a los que sí son creyentes, pero no radicales.
    En cuanto a que por un lado se le diga a los chavales que Dios creó el mundo, y no por azar, y por otro lado se les hable de la Teoría del Big Bang, o la Teoría Inflacionaria, realmente es algo con lo que tendrán que convivir toda su vida, igual que han convivido todos los científicos, hayan dado o no religión en su cole (Stephen Hawkins llegó a reconocer que para él Dios era lo que había antes del Big Bang). Yo mismo dejé de ser creyente a los 14 años, sin embargo a día de hoy, no me atrevo a calificarme de “ateo”, ya que de algún modo quiero intuir algún tipo de continuidad tras la muerte, aunque sea sencillamente que volvemos a ser “polvo de estrellas” en el sentido científico más estricto, del que surgirá nueva vida, lo cual me temo que sí significaría que soy religioso (re-ligare: volver a unir).
    En cuanto a lo de que sea evaluable y que cuente igual que filosofía, por ejemplo, no me parece bien pero, ¿por qué no? ¿al fin y al cabo no son maneras todas de entender el mundo? Es cierto que en algunos centros (como donde trabaja mi mujer, te ponen por defecto un 10 en religión, no sé si para animar a los chavales a que elijan esa alternativa), pero también es cierto que te puede tocar un profesor radical que si no te sabes el Pentateuco te catea, como me tocaba a mí de pequeño.
    Lo que más me preocupa de esto es que los chavales que cursen religión se vayan a perder la asignatura de Valores sociales y cívicos (en primaria), que en mi opinión es la más importante de todas; realmente es absurdo pensar que la asignatura de religión tratará, desde su filosofía, sobre los mismos aspectos que esa asignatura (autoconcepto, dignidad, autocontrol, responsabilidad, relaciones sociales, diálogo y comunicación, respeto, convivencia y resolución de conflictos, educación vial para el peatón… todo esto está en el currículo de la asignatura). No, evidentemente. Y menos partiendo de una visión radical.
    La religión se puede enseñar fuera de la escuela (mi opinión es que la religión no es enseñable, pero bueno…), sin embargo la de Valores sociales y cívicos, en la mayoría de los casos, no lo aprenderán si no es aquí.
    Perdón por la parrafada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s